lunes, 9 de junio de 2008

"arrivederci figlio di puttana!"



Perdí mi cámara y estoy enojada, la perdí en Colmena, lo único que me trajo ese festivalucho fue una caminata extrema, pasar hambre y frío, unos brevísimos minutos de disfrutar a los Sigur Rós, ¡¡¡pura madre!!! y lo mas atroz "perder mi cámara". No hay nada mas triste que perder algo con lo que has sido testigo de innumerables buenos momentos. Este episodio me hizo recordar cuando me robaron mi amada F90x, aún no lo supero fue un evento tristísimo lo recuerdo con dolor. Era tan hermosa, una joya de la tecnología, tan velóz, tan precisa, tan perfecta, ese cuerpo sólido, firme, tan resistente... ¡snif!.
Lo recuerdo bien, estaba yo en Italia después de haber maldecido tanto el momento llegué a la conclusión de que el ladrón cayó a las vías del metro de Milán y quedó embarrado en todo el riel "arrivederci figlio di puttana!"...
El chico de mantenimiento, un guapo italiano que realemente era un Asociado de la Camorra encontró tan preciada joya, esa noche viajo a Nápoles donde se reunió con varios camorristi y le fue decomisada la F90x por el mismísimo Capo di tutti frutti, desde entonces F90x es testigo de las iniciaciones en la mafía, una de las últimas imagenes captadas es la escena de como uno de los jefes pincha en el brazo del nuevo mafioso claramente se ve como derrama su sangre sobre la imagen de un santo, misma que fue partida y quemada. Me enorgullece saber que mi F90x esta en muy buenas manos. ¿Y qué será de mi Coolpix?.

Fotografía: WC de Chicas en la FES Acatlán. Junio 2008


3 comentarios:

Diablo Guardian dijo...

señorita ramos!... me encanta la idea de que tenga un blog... una pasion mas para compartir... que dicha y felicidad.. y si.. hace mucho no nos decimos que nos queremos, pero se que cuando compartimos cosas asi... es por que nos queremos... quien es el pollito que mas te quiere????

Gin666X dijo...

Siguiendo con los buenos comentarios, y totalmente al caso, pues tu coolpix ahora debe atestiguar los pleitos de los clanes Maras... están tan cabrones que se comen los unos a los otros... Los maras llegan a la región ferroviaria de Tultitlán y Cuautitlán, si estabas en la colmena no debió ser difícil que el ojete que se la encontró se dirigiera para ese rumbo, pues para el otro lado de plano no hay nada... Quién te manda a meterte en esos piojeros... Buenas historias cuentan las cámaras...
Por cierto, lo que dicen de Jenifer... No sé si es falso.

Chopperstardust dijo...

Si pobre Jenifer de cuarto semestre de derecho, espero sepa defensa personal y alguien capture el momento del enfrentamiento. Por otro lado LARGA VIDA A COOLPIX CON LOS MARAS :D